Raquel Adán no sabe follar pero si perdonar

¿Conoces a alguna famosilla a la que no le gustaría ser actriz? No verdad, pues Raquel Adán no es una excepción y en su incipiente carrera como pornstar va a tener la oportunidad de hacer un pequeño papel de novia engañada que descubre un tanga que no es suyo y que se da cuenta de que su novio se la está pegando con otra así que Raquel Adán, tanga en mano, lo espera encolerizada y cuando él llega, como suele ser habitual, lo niega todo. Quizás tiene razón y solo es un fetichista obsesionado con coleccionar lencería femenina pero ella no quiere saber nada más de él...

Stella Cox y el poder de la Fuerza

Aquí ya sabéis que nos gusta observar las parodias porno desde la barrera, más como un espectáculo grotesco y divertido (y a veces…

La vida secreta de los hombres-perro

Quizá la expresión hombre-perro os suene a cuento de hadas o película de terror, una especie de versión venida a menos de los hombres-lobo,…

Puliendo cera: Azusa Nagasawa

Sabiendo de las dificultades evidentes para investigar en el porno japonés, ya no solo por la barrera del idioma o la archivística nipona, sino…

Susan Sarandon podría dirigir porno

Para muchos es una de esos sex symbols personales y un poco incomprendidos que con el paso de los años siguen aguantando en lo alto de las listas…

La iniciación al gangbang de Apolonia

¡La dulce Apolonia se nos ha hecho mayor! Bueno, o por lo menos acaba de pasar uno de los ritos de iniciación por antonomasia del género pornográfico: ha sobrevivido a cuatro estupendas pollas y, aunque ha necesitado la ayuda de su amiguita Penélope Cum, parece que ha salido bastante airosa de la experiencia. ¡Que no se te ocurra perdértelo!