get_the_title()

BBW

A lo largo de la historia los cánones de belleza han ido evolucionando de forma prácticamente cíclica. Si bien en la prehistoria la procreación y sus indicativos físicos (caderas anchas, formas redondeadas, exuberancia, carnes abundantes) eran el único referente, en la Edad Media se pasó a un ideal más relacionado con la moral recta y la devoción religiosa (rostros enjutos y miradas perdidas, piel pálida, cuerpos escuálidos), en el Renacimiento se volvió a unos estándares algo más holgados en cuestiones de peso y formas redondeada, en el Barroco se empezó a entrar en el terreno de la gordura sin complejos y en la edad contemporánea hemos vuelto a las andadas de la delgadez, con altibajos y variaciones de tendencias mucho más radicales y aceleradas, quizá porque el mundo se mueve ahora mucho más deprisa.

En el porno las gordas siempre han tenido su espacio, y desde que estalló la fiebre de los culos parece que las gordas desnudas y el porno bbw (big beautiful women, mujeres bellas y grandes, un eufemismo algo molesto y acomplejado) ha ido cobrando una aceptación cada vez más generalizada. Con la llegada de internet y la democratización extrema del porno, y sobre todo gracias a la diversidad que esto ha aportado, ya no es difícil ver a gordas follando. Algunas incluso se han colado entre el firmamento de estrellas porno mainstream, y hasta los premios AVN cuentan con una orgullosa categoría BBW debido al enorme flujo de contenido de esta especialidad. Búsquedas como gordas xxx, bbw porn, bbw anal, bbw mature o bbw tube arrojan cientos de miles de horas de porno protagonizado por gordas que realizan todo tipo de actividades sexuales.

La sociedad que progresa adecuadamente es aquella que consume y disfruta un porno transversal e integrador, y las gordas con el porno bbw son la punta de lanza, junto a las feministas, del tipo de porno social que busca satisfacer las fantasías sexuales de todos los tipos y sabores y erradicar esa idea del estereotipo inamovible de pornstar con aspecto de modelo que tanto daño cerebral viene infligiendo a los jóvenes pornófilos.