El ataque de las camgirls musulmanas

Pinjed

Por 0

El porno comercial hace ya tiempo que abraza, aunque solo sea eventualmente, esa segunda capa de morbo que ofrece la religión islámica en un momento de particular tensión: starlets que vienen de países mayoritariamente musulmanes se han hecho famosas por recibir amenazas de los locos del librito, y otras directamente ruedan porno con un hiyab puesto sobre su cabeza. Lo que aún no teníamos del todo controlado es el hecho de que este tipo de prendas tan controvertidas hayan llegado también hasta el inabarcable y vasto mundo de las camgirls.

Damas de aparente fe musulmana llegan hasta distintos niveles de erotismo frente a sus webcams sin quitarse el hiyan: algunas se masturban como lo haría una atea, otras solo se desnudan y algunas parecen jugar con los entresijos de las restricciones religiosas, contoneándose y exhibiéndose a través de la tela y de sutiles transparencias.

Es difícil saber qué hay de verdad en cada caso, pero las damas que no enseñan sus carnes y solo utilizan la magia de la licra hacen pensar que, sobre todo ellas, son de verdad lo que aparentan ser.

Relacionado

Comentarios