Quezon City: la cárcel del terror

Fogardo

Por 0

Mucha gente acaba loca. Nunca más llega a pensar con claridad. Hay demasiadas personas. Con poco que te muevas te topas con algo o alguien. — Mario Dimaculangan, preso más antiguo de Quezon City.

Comentarios