Kate England y la generación del sí a todo

Pinjed

Por 10

Productora: Kink

A pesar de su apellido artístico, Kate England nació en Pennsylvania hace 24 años y lleva trabajando en el mundo del porno desde el otoño pasado y parece que a esta preciosidad rubia no le interesa mucho ese juego de intereses, mercadotecnia y ases en la manga sobre entregar el culo en el momento adecuado. Ella ha venido para disfrutar y ganar dinero, y como disfruta del sexo anal nunca ha dudado en decir sí a todo desde el primer día. Una de las últimas veces, bajo el auspicio de Kink.

Relacionado

Comentarios

  • harrimi

    La verdad es que las chicas nuevas vienen con la lección aprendida y desde el primer momento se dejan hacer de todo anal,, sexo duro, bofetadas o esupitajos

    • tati

      que cosa nooo

    • tati

      toma

  • tati

    solo colombia

  • tati

    estas tambien de mi colombia

    • Wbe

      De que parte de Colombia eres?

  • kilgore

    Normalmente no me gustan este tipo de escenas, pero reconozco que lo de follarse brutalmente por todos sus agujeros a una funcionaria corrupta, que se aprovecha de leyes antidemocráticas para obtener confesiones falsas mediante la tortura y asegurarse así una medalla y un puesto (no conocía yo lo de las inquietudes políticas del porno sadomaso) tiene su aquel como fantasía. Además, ella me ha enamorado: guapísima, con un buen culo, es aire inocente y esa sonrisa mientra explica lo mucho que le gusta el sexo duro, y esa forma de tragársela hasta la campanilla (y el uniforme le sienta de puta madre). Espero ver más de ella.

  • Fernando Acosta C.

    este resultó cristiano!. Si criticas tanto al porno, si las chicas son putas pues entonces no mires porno. Cásate o entrégate al demonio pero deja la hipocresia

  • vic

    otra vez no esta el vid

  • harrimi

    Esta chica es de la nueva generación que, desde su primera escena, tienen claro que van a dejarse hacer de todo, todas las chicas que empiezan ahora asumen que para tener opción de triunfar deben dejarse follar durísmo, ser abofeteadas, escupidas y lo que haga falta. La mayoría lo pasará mal, claro, pero se aguantan porque es lo que hay.
    De todas formas hay algunas de estas nuevas zorras que, o son buenas actrices de verdad, o es cierto que disfrutan recibiendo hostias y escupitajos, vamos de todo, y que lo ven lo más normal del mundo que las traten así.