Maestras de la mamada: un clásico de verano

Pinjed

Por 0

Cosas que valoramos en una candidata a maestra de la mamada: belleza, técnica, mirada, ritmo, implicación, maniobras especiales. Cosas que normalmente no entran en el baremo: atrevimiento. Aquí vamos a reivindicar hoy una de las facetas más imprescindible y menos reconocidas que debe lucir una felatriz de primer nivel: la capacidad para disfrutar con la indiscreción, de hacer mamadas en público y en lugar donde es fácil ser atrapados. Un clásico de ese tipo de felaciones furtivas en verano son las mamadas playeras, esos momentos de relax en los que, cuando nadie mira, la chica decide que es buen momento para vaciarle los cojones a su novio con una de esas sesiones orales rápidas y morbosas.

Relacionado

Comentarios