get_the_title()

Pajas

La paja para referirse a la masturbación masculina tiene su origen etimológico en el latín pascere, que significa “apaciguar” o “satisfacer”, justamente algo que un buen pajote consigue en cualquier persona alterada. La voz árabe passasa (que significa “acariciar”) tuvo también influencia en la evolución del término, que mutó también combinándose con la palabra pissa, que en árabe andalusí significaba pene (de pissa viene, por cierto, el muy andaluz “picha”), para acaba convirtiéndose en passa, la versión inmediatamente anterior al definitivo paja.

Existe todo un mundo de creatividad alrededor de las pajas, con técnicas desarrolladas para el disfrute en pareja, como la paja cubana o las pajas con los pies, hasta pornografía pensada para promover la masturbación con vídeos de pajas xxx (esto es: más pornografía que divulgación) de distintos tipos, intensidades y velocidades. Las mejores pajas, eso sí, son aquellas que le sobrevienen a uno cuando está en compañía virtual y no tiene otro recurso sexual que compartir: las pajas de webcam y sus predecesoras, las clásicas pajas por teléfono.

TIPOS DE PAJA
Paja birmana: Conocida también como pinza birmana. Se trata de un masaje masturbatorio que consiste en frotar la polla con los músculos de la vulva y con la cara interior de los muslos (este tipo de birmana también suele llamarse coito interfemoral; aunque en realidad no se trate de un coito permite posturas y una proximidad a la vagina que podrían servir para simular la penetración), y a veces también con los pies.

Paja cubana: También conocida como chaqueta rusa, paja española, paja turca o paja rusa en Sudamérica y paizuri en Japón. Consiste en la masturbación del pene utilizando los pechos de una mujer en lugar de las manos. El pene se coloca entre ambas mamas, que deben presionarse entre sí para que la polla note cierta fricción, y se produce un movimiento de vaivén por una de las dos partes, a menudo con la ayuda de lubricantes naturales o sintéticos. La eyaculación durante la paja cubana en la parte alta del pecho, debajo del cuello, suele llevar el nombre de “collar de perlas”.

Paja con las axilas: También llamada paja sobaquera, consiste en utilizar la parte alta del espacio entre el brazo y el costado de la mujer para ejercer fricción en el pene y llevar a cabo una masturbación. Es irrelevante que la axila esté depilada o no, pero sí es importante que no haya desodorante.

Paja hawaiana: También llamada Hawaiano sensitivo. Se trata de un masaje con aceite lubricante en el que se recorre todo el cuerpo utilizando solo la yema de los dedos para terminar realizando una masturbación.

Paja del lechero: Técnica masturbatoria masculina que consiste en hacer un anillo con los dedos, presionar fuerte la base del pene (que debe estar muy lubricado) y deslizar el anillo hasta pasar sobre el glande, inmediatamente después de llegar al final de la punta debe hacerse la misma maniobra con la otra mano. La idea es encadenar repeticiones a la velocidad que cada uno prefiera pero siempre dirigiendo el estímulo hacia arriba, nunca hacia abajo.

Paja del mono: También conocida como “agarre de mono” o “monkey grip”. Consiste en una paja convencional en la que la mano no dominante (la izquierda, en la mayoría de casos) debe pasar por encima de la muñeca del brazo dominante mientras este masturba el pene y sujetar y masajear el escroto desde un costado. La postura algo forzada es lo que produce la sensación de que otra persona está tocando los testículos, con el extra de excitación que esto aporta.

Paja paraguaya: Se trata de una paja estándar que se diferencia de la tradicional en la postura del brazo, que debe estar por debajo de la pierna, a su vez levantada o apoyada en una superficie más alta que el asiento.

Paja polinesia: Poco utilizada y algo dificultosa, la paja polinesia se realiza de forma parecida a la paja con las axilas pero utilizando el espacio que queda entre el cuello y el hombro, como cuando uno coge el teléfono utilizando parte del cuello y la mejillas contra el hombro.

Paja tailandesa: Se dice que por el modesto tamaño de las asiáticas y en particular de las mujeres tailandesas, para el correcto desarrollo de la masturbación masculina se necesitan las dos manos. Por eso la paja tailandesa no es otra cosa que la paja hecha utilizando ambos brazos.