Lucia Fernandez

Esta voluptuosa asturiana utiliza un muy apropiado handle de Twitter como es LuciFerPORN. El juego de palabras satánico con parte de su nombre y apellido artísticos se corresponde en entidad diabólica con la forma en que dice que entró en el negocio: «Estaba en Barcelona, me aburría, no tenía trabajo, así que me dije: pues creo que voy a hacer porno». Así de fácil una estudiante de Derecho envió unos correos electrónicos y encontró un empleo poco habitual en el gremio legalista.

En sus entrevistas se defiende como una persona profundamente de izquierdas muy interesada en el sindicalismo y la lucha por los derechos de los trabajadores, así que no descartemos una pequeña revolución obrera den el porno cuando Lucia Fernandez se convierta en una estrella.

Sus grandes tetas naturales y su mirada traviesa son su mayor arma en un nuevo oficio al que se ha adaptado con una facilidad pasmosa, quizá en parte por la buena acogida que ha tenido tanto en la industria nacional con Cumlouder como en las productoras de calado internacional como Evil Angel o Brazzers, donde cada vez aparece con más frecuencia y autoridad. De hecho dice claramente que piensa probar suerte en el porno americano a medio plazo, pero que no espera asentarse para siempre en el negocio: después de licenciarse, cuando se canse de follar frente a la cámara, opositará y dejará esta profesión. Esperemos que todavía falte mucho y disfrute más y mejor de su trabajo, pero para entonces habremos perdido, sin duda, un talento espectacular.