Private

Probablemente la mayor productora porno de Europa. Fundada en 1965 en Suecia como revista porno, a principios de los noventa se trasladó a Barcelona, donde empezó a ejercer como distribuidora de películas porno sin perder de vista el mercado de las revistas con publicaciones como Private Magazine, Sex o Pirate, de las primeras especializadas en BDSM y fetichismo. En el mundo del vídeo, su filmografía es eminentemente europea, llena de elegancia y grandes producciones “feature film” inspiradas en ambientes de época, aunque la tiranía del gonzo tampoco es algo de lo que Private haya podido escapar.

En la actualidad la compañía controla la mayoría de canales porno para hoteles de todo el mundo y a menudo gana el premio AVN a la mejor película extranjera. Grandes estrellas la consideran su cuna artística, entre ellas auténticas leyendas como Angel Dark, Silvia Saint, Sophie Evans, Rebeca Linares, así como Pierre Woodman y sus célebres castings.

Nuestra opinión

90
Calidad de los videos
80
Diseño y usabilidad
100
Velocidad de descarga
80
Relación calidad / precio
HD
91
Puntuación total

Private es de esas compañías porno que tuvieron su edad de oro en los noventa y todavía no han conseguido adaptarse a internet como medio. Su fe en las películas porno tradicionales, en formato físico y con su guión y sus elevados presupuestos en vestuario y localizaciones, sigue inquebrantable y entre los pornófilos más experimentados es casi un reducto de nostalgia. Su porno sigue siendo de muchos quilates a pesar de no apostar tanto por la inmediatez y el acercamiento a los extremos de otros, pero le llega para seguir funcionando con una propuesta porno muy personal.

Entre sus doce websites disponibles en el momento de escribir estas líneas hay variedad de sobras para el consumidor estándar, con cierta predilección por el sexo anal y lo que parece una verdadera obsesión con la belleza: se hace difícil encontrar una sola felactriz que no sea digna de llamarse modelo. La doble penetración, el gangbang, los falsos castings, las MILF, el fetichismo e incluso el porno con transexuales tienen su espacio perfectamente definido y organizado, aunque con cierta carencia en mecanismos de indexación como una buena nube de tags o una red de enlaces internos que invite a pasearse por su catálogo. Abunda el contenido de finales de los noventa con estrellas europeas de primerísimo nivel, y eso esa es una oferta que pocas productoras pueden ofrecer. La guinda la pone su archivo navegable o descargable en PDF de todos los ejemplares de la revista Private Magazine, remontándonos a versiones escaneadas de sus primeros números, allá por los sesenta.

Por lo demás, las escenas cargan a gran velocidad y se ven totalmente a 1080p. Quizá al actualizar tan a menudo con escenas sacadas de DVDs antiguos, se echa de menos algún tipo de remasterizado para adecuarlas a los nuevos estándares, pero siempre estarán a tiempo de hacerlo.