Public Disgrace

Todo empezó cuando a los muchachos de Kink se les ocurrió la brillante idea de pasear a una chica en pelotas y con una correa de perro por las calles de San Francisco. Además del escarnio público, humillada era azotada, masturbada, follada y obligada a practirar felaciones a desconocidos. Con escenas de ocurrencias similares nació Public Disgrace, web seminal del fetichismo extremo y la deshonra pública que invita a futuras actrices porno a convertirse en zorras de usar y tirar, en putas que son folladas en bares, callejones, parkings o directamente en la calle.

Public Disgrace es una de las webs más originales y emocionantes de la red Kink y aunque parezca mentira las pornstars disfrutan tanto de la humillación como los seguidores más retorcidos y enfermos del fetichismo extremo y el BDSM. ¡100% recomendable!